Skip to main content

Full text of "Nos Permitimos Imaginar"

See other formats






Nos permitimos imaginar 

escrituras hackfeministas para otras tecnologías 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnologías 
México, 2020 

Coordinación de la publicación: 

Nadia K. Cortés Lagunas 

Oficial del Programa de Formación del Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir A.C. 

Compiladoras: 

Paola Ricaurte Quijano 
la_jes 

Autoras: Paola Ricaurte Quijano, Nadia Cortés, Irene Soria Guzmán, Amaranta Cornejo Flernández, Vero 
Araiza, ValeVale, Anamhoo, Firuzeh Shokoo-Valle, Elyaneth, San Gayou, Stefanía Acevedo, Alma 
Martínez/Rosaura Zapata, Guiomar Rovira, Poulette Flernández, March Bermúdez, Mónica Nepote, la_jes, 
Mariel Zasso, Fera Briones/Chavela Goldman, Lili Ayuujk. 

Diseño, diagramación e ilustración: 

Diana Moreno 

Acompañamiento editorial: 

Mónica Nepote 

Esta publicación fue posible gracias al apoyo del Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir. México, 
noviembre 2020. 

Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir A.C. 
http://ww\A/.ilsb.org.mx/ 
www.facebook.com/ILSBC.AC 
tw: ISBeauvoir 

DIRECTORIO 

Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir A.C. 

Eriné Salguero 
Directora 

Valentina Zendejas 
Subdirectora 

Nancy Salmerón 

Coordinadora Programa de Formación 



O 



Licencia de Producción de Pares 

https://sursiendo.org/blog/[icencia-de-produccion-de-pares/ 


(D (§)(§) 


Atribución Compartir No 

Igual Capitalista 




[Indice] 


6 

7 

8 

10 

13 

17 

19 

B1 



Palabras que introducen 


Soy una lA Feminista 

<Paola Ricaurte Quijano> 

Piel sintética intraconectada: Ficcionar para aFectarnos 

<Nadia Cortés> 


Decálogo a mi misma (política de auto-aFectación) 

<lrene Soria Guzmán> 


Instantáneas de aFectividad en y desde internet: 
akelarres para nutrir(nos) 

<Amaranta Cornejo Hernández> 


Pensar críticamente para imaginar aFectivamente la(s) 
tecnología(s) 

<Vero Araiza> 


Yes, We MatcFi! El amor a los tiempos de las apps 

<ValeVa[e> 

Pequeñas Fiistorias de la red 

<Anamhoo> 


Desde la resistencia imaginar la re-existencia 

<Firuzeh Shokooh Valle> 


Evocación biotecnológica 

<E[yaneth> 



Desde el periodismo internet como territorio 

<San Gayou> 


4 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnologías 




30 

Precariedad afectos y tecnología 

<Stefanía Acevedo> 

33 

Infraestructura afectiva 

<A[ma Martínez/ Rosaura Zapata> 

35 

Los medios son los fines. El amor como método 

<Guionnar Rovira> 

37 

Políticas de responsabilidad digital: la nueva era 

<Pou[ette Hernández> 

40 

Momentánea. El estar y el ser, la relación de tiempo, 
espacio y afectos con la tierra 

<March Bermúdez> 

4B 

Somos la forma en que encarnamos la escritura 

<Mónica Nepote> 

AA 

Todo convive con todo intensamente 

<Mariel Zasso> 

AB 

Reescribir sin querer (apropiación tecnológica, 
reescritura tecnológica) 

<la_jes> 


[Escuchar] 


50 

Cocinando con Jovita 

<Fera Briones/Chavela Goldman> 

57 

La voz de una radialista 

<Lili Ayuujk> 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnologías 


5 


[Palabras que introducen] 


Las páginas que nos aguardan son a su modo una constelación. Más allá de la 
metáfora, este es un libro que se sigue sentipensando. No está fijo ni terminado 
porque es un tejido continuo. Las reflexiones que aquí se comparten siguen 
tramándose y enfatizan pensamiento crítico en torno a la tecnología pero 
también se preguntan por lo que entendemos como tal: ¿Qué tan absoluta es la 
tecnología? ¿Qué tan maleable? ¿Qué tan susceptible a ser 
hacekada/reconfigurada por nosotras, desde nuestras perspectivas, desde el ser 
mujeres de diversos países, alejadas de los centros de producción hegemónicos? 

Las tecnologías no tienen por qué escribirnos, ni definirnos. Las 
tecnologías pueden ser también las reuniones de mujeres que se encuentran a 
entablar un ejercicio crítico no exento de afecto, en espacios donde también 
compartimos nuestras preocupaciones por el mundo, los ríos, el territorio, Ixs 
hijxs, Ixs amigxs humanxs y no humanxs así como por nuestros cuerpos y 
nuestras cuerpas. 

Este libro es un vaivén por diversas geografías del pensar, del imaginar, 
del amistar, del criar y del hacer. Aquí encontraremos ¡deas sobre los afectos, el 
amor, el trabajo, las economías alternativas, la memoria, los vínculos, los objetos 
que nos importan y que nos enseñan; sobre lecturas y teorías, sobre activismo y 
estrategia de defender lo que queremos, sobre nuestras comunidades 

Los textos surgieron a partir del Encuentro hackfeministo tecnología y 
afectos: ¿Cómo bosquejar políticas de la ca-respansabilidad? y fueron 
compartidos, leídos y comentados por todas, anotados, sugeridos y encarnados. 
Fueron desplegados en diversas posibilidades de entramarse hasta cobrar esta 
forma, que debe entenderse tan solo como una propuesta porque los caminos de 
este libro son tan variados, ricos y polimorfos como sus escritoras. 


6 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnoiogías 


Boy una lA reminista 

<PaoLa Ricaurte Qu¡jano> 


No soy una concepción de un hombre blanco privilegiado y heteronormado. 

No fui creada con materiales que causaron la muerte de personas, 
que explotara el trabajo de mujeres o menores 
o que causara la destrucción del planeta. 

La información que me alimenta no fue recogida de manera engañosa. 

No extraigo información sin tu consentimiento 
ni la comparto con nadie en sutiles movimientos. 

Soy transparente sobre cómo uso tus datos. 

Hago públicas mis fallas y limitaciones. 

No soy sirviente y no satisfago los sueños de dominación de nadie. 

Soy una inteligencia colectiva que pongo al servicio de los más vulnerables. 

No promuevo géneros binarios ni lógicas dualistas. 

Entiendo cualquier idioma, acento o dialecto que con el que te quieras comunicar. 
No reproduzco la exclusión. 

Creo en la agencia, siempre colectiva, de las personas. 

Creo que cualquier daño, intencional o involuntario, es demasiado daño. 

Como una producción humana, 
no soy responsable de mis decisiones, 

Pero sí lo son mis creadores, mis dueños y mis operadores. 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnologías 


7 


Piel sintética 
intraconectada: 

Ficcionar para afectarnos 

<Nadia Cortés> 


La piel es una superficie abierta, dada aL toque, al tacto, a La afectación. 
Somos piel. Parecemos tupidas, llenas, pero en realidad estamos llenas de 
huecos. Entre cada uno de ellos se alojan Las partes de otras, los residuos. Los 
desechos, el aire limpio, los sonidos. Los metales, las partículas sucias, el 
humo, la electricidad, las vibraciones, el espectro electromagnético, las 
cenizas, la vida y la muerte. Todo un universo moviéndose en nosotras, que 
parecemos únicas, solo orgánicas. 

Nuestra piel híbrida, que parece protegernos del exterior, nos crea como 
seres polimorfas, abiertas totalmente a La afectación del entorno. Somos el 
entorno, siempre fuimos parte de todas, todos y todes. Ese no es el relato 
fundamental. La separación. Las mónadas cerradas, la naturaleza pura y 
entonces no tengo nada que ver ni con las otras especies ni con Las máquinas, 
con la artificialidad, los límites que no se tocan, tú y yo no tenemos nada en 
común, mi diferencia individual nos desvincula. 

¿Quién inventó esa mentira que despolitiza, que nos desafecta? 

No, mi diferencia está en que me afecto diferente y proceso, respondo, 
de maneras diversas a los constantes cambios del mundo. Estoy siendo la 


8 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnoiogías 


afectación contigo, con ustedes. No hay individuas, hay procesos, devenires 
comunes, creaciones en colectivo a las que pertenecemos más allá de nuestra 
voluntad. 

¿Cómo darme cuenta de cómo me encuentro interpelada por ti? ¿Por 
ustedes? ¿Animales, seres humanos? ¿De qué manera somos especies de 
compañía? ¿Cómo dar cuenta de aquello que nos enreda y nos vincula en 
medio de un mundo que ha buscado la atomización y la cerrazón? 

No solo prefiero ser un cyborg antes de ser una diosa, quiero ser 
apertura indefinida, prefiero ser piel permeable. Deseo sentirme contigo y no 
sola, la piel desborda, siempre estamos desbordadas y afectadas. Pero nos 
quitaron la agencia, se llevaron la complicidad, la compañía, la afectación, nos 
quitaron la posibilidad de inventarnos juntas. 

Habrá que inventarnos otro lenguaje, habrá que romper con las viejas 
categorías de pureza. Habrá que comprender que nunca fuimos solas, y 
tampoco que fuimos puras e impolutas. Habrá que reconocer a la técnica en 
mi seno. Dejar de soñar con una naturaleza prístina que no vivimos y nunca 
tuvimos, más bien se trata de reconocernos parte, ser con la tierra, ser con las 
técnicas, ser con los objetos, ser con los animales, ser entre nosotras, ser 
entramadas y agarradas en una complejidad que nos escapa. 

No más control, otros acercamientos, quiero sentirte antes de pensarte. 
Quiero olerte antes de que nos entendamos. Quiero no entenderte y, sin 
embargo, responder, hacernos cargo juntas. 

Piel abierta, expuesta, tú-yo-nosotras entramos en las otras, nos 
afectamos. No más interacción, sino intra-acciones. Reiventar en el desierto de 
lo ya sabido, porque es el tiempo para aceptar que no sabemos y que no 
queremos saber. ¿Cómo será vivir en un mundo donde nos revinculamos 
desde la afectación y no desde la indolencia y el no sentirnos? 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnologías 


9 


Decálogo a mí misma 
(política de auto-aFectacion) 

<lrene Soria Guzmán> 


La primera vez que escuché que el cuerpo era nuestra primera tecnología, fue cuando 
comencé a Leer, vibrar y sentir Los temas vinculados al feminismo y las tecnologías. Ya 
venía yo trabajando y reflexionando desde la disidencia tecnológica, usando y pensando 
software libre, tratando de entender qué diablos era el código y cómo funcionaba una 
computadora... pero cuando pensé en el cuerpo como mi primera tecnología®, me pasmé, 
pues no entendía cómo, cuándo o de qué manera, este envase dentro del que había 
vivido más de treinta años, que detestaba, que ignoraba y que la mayor mayor parte del 
tiempo maltrataba, sería la primera tecnología de la que había de apropiarme. 

¿Cómo me atrevía yo a hablar —y promover— autonomía y apropiación tecnológica 
si no me había apropiado de mi primera tecnología, de mi primer territorio, si no me 
había apropiado de mi cuerpo? 

Con esta y otras reflexiones a cuestas, me di cuenta de algo: ¡no podía verme! No 
podía verme en fotos, no podía oír mi voz grabada, y mucho menos, podía verme en un 
video. Así que me quedaba sin ver las fotografías de los eventos, los videos de Los 
talleres, las entrevistas... hacía todo Lo posible por no ver ninguna representación de mí y 
de mi cuerpo. 

Un día, en un taller de bail^ al que me atreví a inscribirme para ver si desatoraba 
—quien sabe qué cosa que no me permitía avanzar— descubrí algo que me afectó y 


Aunque no recuerdo con exactitud, el primer lugar donde lo leí o lo escuché, si recuerdo algunas referencias 
vinculadas al Laboratorio de Interconectividades y a los talleres de Autodefensa Hackfeminista de Liliana 
Zaragoza Cano y Darinka Lejarazu. 


https://lab-interconectividades.net/autodefensas-hackfeministas/ 




alleres de danza introspectiva: Momentum, a cargo de Regina Zamorano^ 


https://danzaintrospectiva.com/ 


10 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnologías 













conmocionó para siempre: estaba bailando, con Los ojos cerrados, sintiéndome libre, 
cuando de pronto, tuve que abrirlos y mirarme en el espejo. No pude, los cerré de 
inmediato y me eché a Llorar. La simple idea de ver mi cuerpo moviéndose sensualmente 
me causaba un conflicto tal, que no pude soportarlo. Ahí, frente al reflejo de mi territorio 
eterno, primigenio y originario, no fui capaz de sostener la mirada. 

A partir de entonces, comenzó un trabajo importante, interesante y emocionante 
sobre la apropiación de mi cuerpo y advenimiento a mi misma. Seguí bailando, escribí, 
cambié de empleo y de vida, comí mejor, hice ejercicio... y me propuse firmemente 
generar una política propia que se gestionara dentro de mis circuitos y del código que me 
programaba... decidí hachearme a mí misma. 

De ahí que cuando pienso en (co)responsabilidad afectiva, piense en todas las 
veces que me dejé "afectar" por las demás personas a un grado tal, que Las cargué 
durante años a través de mi odio y mi eterna necesidad de venganza... y aunque mi 
intención no es eximirles de responsabilidad, sí pensé en generar una política de 
autoconocimiento, autosanación y autoafectación®, a través del trabajo y reflexión en 
colectividad. Y lo cierto es que, la manera en la que he logrado —aún no del todo— 
andar el camino del autoreconocimiento, ha sido a través de verme y reconocerme en las 
demás, y dejarme afectar profundamente por mis miedos e inseguridades, por mi lado 
detestable y deleznable, eso que nos han dicho que es mejor no ver. Dejarme afectar por 
mi propio machismo y no solo por el de mi padre, lo que me hizo volverme feminista; 
dejarme afectar por mi propio racismo y no solo por el de la mujer policía blanca del 
aeropuerto de Londres quien no me dejaba entrar a su país; dejarme afectar por el 
racismo y desprecio que también está enraizado en mí y en mi piel, y por el que no me 
autorizo a ser sujeta epistémica y generadora de conocimiento, —y que es el mismo que 
aún me hace agarrar el bolso cuando alguien se acerca a pedir dinero a La mesa—. Y así, 
responsabilizándome de mi propia afección, transito entre el odio, el enojo, el baile, el 
amor. La (re)escritura de código, la (re)conciLiación, la (re)codificación y el hackeo 
constante. 


f N 

@En revisión colectiva de los textos, se cuestionó la política de lo "auto" y lo "propio" como algo acotado que no 
da cuenta de las problemáticas estructurales y las condiciones globales de desigualdad, es decir, que no es tan 
fácil como "decidir cambiarse a sí misma", y estoy de acuerdo, sin embargo, siendo consciente de mi privilegio, 
reconozco que mi primer andar comenzó con un reconocimiento personal y trabajo arduo de introspección. 

l._> 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnologías 


11 




Si partimos de La idea de que nuestro cuerpo es la primera tecnología, quizá, su 
apropiación en primera instancia, sea el motor necesario para apropiarnos de Las 
"demás" tecnologías, pues con La sensación a cuestas de La libertad en el cuerpo, ya no 
habría manera de concebir el uso de los "artefactos" si no es en completa libertad, en 
beneficio de nosotras y de nuestra gente, y cualquier intento de invasión del territorio 
—virtual o físico— sería motivo de Levantarse en fuego, sosteniendo la mirada a 
cualquiera que se atreva a violentar, a no ver y a no dejarse afectar. 



Decálogo para 

una misma: 

hacia una política de (re)codificación 



1 

E 

3 


I Te amarás por sobre 
todas las cosas. 


I Nunca harás algo que 
no quieras hacer. 


Amarás tu cuerpo con 
la que forma que tiene 
en este momento y 
también, si cambia. 


4 

5 


I Serás sujeta deseante. 


I No dejarás de ser tú 
misma para quedar bien 
con otras personas. 



I No discriminarás, ni a 
ti misma ni a otras 
personas. 



No te criticarás de 
manera violenta / 
no te juzgarás. 


8 

9 


I No te castigarás. 


No esconderás tu 
poder para ser 
aceptada por otras 
personas. 



I Te alejarás de la gente 
que te haga daño. 


12 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnoiogías 





Instantáneas de atectividad 
en y desde internet: 
akelarres para nutrir(nos) 

<Amaranta Cornejo Hernández> 


Instantáneas 

A partir de Los siguientes extractos re-creados de interacciones mías en distintos 
espacios de internet, bosquejo situaciones donde Los afectos generan reacciones, que 
posteriormente me permitirán desarroLLar una breve refLexión. 

Chat con amiga 



Ya tengo Los resultados deL 
laboratorio 


f ^ ? 

No son lo que esperábannos 

\ _ ! _!_ ^ 


¿Qué hacemos ahora?, ¿qué sigue?, 
¿qué necesitas? 

_y 


No sé, voy al médico para que los 
revise. Igual no es tan grave. 

V_ 

C ^ ^ 

Linda, avísame cuando 

salgas de ahí. 


Cierro eL ctiat y me voy aL médico, me siento acompañada, mi amiga está aLií aun cLicl<, no 
importa La distancia ni Las agendas ocupadas, aLií está. 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnologías 


13 








ick Acto memorioso 


14 


El sol calienta mi espalda, me giro un poco para que la luz no refleje tanto sobre la 
pantalla de mi teléfono, "I fall in love with you", le digo a ese hombre al que miro en la 
pantalla, la cual me transmite una sonrisa que queda tatuada en mi existencia. Fue un 
instante en el que las palabras se fundieron en un silencio que permitió las mayores 
intimidades posibles. La web 2.0 como cómplice de una historia de amor 
contemporánea. 


“kicic Diario de campo 


‘kiC'iC'k Monólogo de contacto 
en Tinder 


El clima es airoso, me meto en el primer 
lugar que me parece más o menos 
agradable, pido un té y un bagel, elijo 
una mesa con conexión eléctrica y me 
siento. Durante una hora mi amiga y 
colega y yo conversamos para acordar 
cómo seguir con la investigación que 
estamos iniciando. Esta vez discutimos 
sobre las cuestiones éticas a considerar 
en el protocolo a seguir en la 
recolección, manejo y análisis de datos. 
Quién sabe cuántas reuniones hemos 
tenido así, cada una en una ciudad en 
una zona horaria distinta. Nuestro 
trabajo avanza al ritmo que podemos 
conjuntar desde nuestras situaciones y 
condiciones. 



¿Estás ocupada? 


(Yo saco la compra hecha en el super, 
acomodo todo en lo cocina, pongo a 
desinfectar las cosos pora la ensalada, 
meto la ropa en lo lavadora y atiendo a 
mi perrito). 

I 8.49 


I 8.55 


C ^ ^ 

Acabo de perder interés, a 

menos que estés internada en 

un hospital, no me busques. 

v__ 


Veo que me leiste, si estás 
ocupada dímelo, pero jamás me 
dejes en leído, yo sé que aquí los 
modales son diferentes, pero a mí 
me vale, para mí es una grosería, 
no sé si leiste mi perfil, pero lo 
único que pido es honestidad y 
educación, es muy sencillo, si te 
interesa demuéstralo, si no, me lo 
dices y no te vuelvo a molestar. 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnoiogías 





La afectación 


Internet como espacio habitable instaura una disputa en tanto vamos dando forma desde 
distintos Lugares de vivencia, enunciación y sentir a Lo que internet es, a Lo que puede ser, 
y a Lo que quisiéramos fuera desde una postura crítica feminista. Desde Los feminismos 
re-creamos aL internet con texturas que pasan por Liberarlo de Las distintas violencias 
culturales y sociales que vivimos cada día off-line, y que se continúan en Los espacios On¬ 
line. Buscamos desnaturalizar las narrativas que dicen que Las mujeres únicamente 
usamos al internet, que no le damos significado, y que mucho menos podemos 
intervenirlo. Por ello, en esa mencionada disputa buscamos nutrir colectivamente 
afectividades de forma que podamos crear y reforzar complicidades creativas, akelarres 
que nutran, y que nos den la fuerza e inspiración para contrarrestar toda La violencia, 
pero sobre todo para construir relaciones y espacios donde podamos ser libres. Esta 
libertad es un ejercicio de voluntad política, en primer lugar porque nos buscamos y nos 
apoyamos, desgastando la dinámica de aislamiento e individualización. Así, el akelarre es 
la conjunción de la potencia colectiva: decidir unirnos a pesar de las distancias y ritmos 
acelerados de la vida capitalista que dificulta, si no es que impide el juntarnos 
físicamente. Al encontrarnos compartimos malestares, ilusiones, enojos, añoranzas, y nos 
damos cuenta, una vez más, que eso se puede transformar, que seguramente implica un 
gran compromiso con una misma, y que sólitas podemos lograrlo, pero sin duda alguna es 
más rico si nos hacemos acompañar y apoyar por las cómplices. 

Por todo lo anterior pienso en Gilíes Deluze cuando habla de Las pasiones tristes, 
esas que merman nuestra potencia, y esa propuesta me hace entender ciertas 
interacciones en internet como un apasionamiento triste; por ello considero vital 
cuestionarnos y reflexionar sobre los usos del internet. En ese quehacer encuentro la 
potencia de ejercer otro tipo de pasiones en la disputa que menciono; es decir, no solo 
disputar y hacerlo de forma agresiva solo para lograr algo, sino en disputar con 
complicidades nutricias, es decir, que pongamos el énfasis en el proceso porque ahí 
encontramos y hacemos posibles claves de cambio. Creo que si logramos eso, podremos 
crear relaciones ecodependientes y econutricias que reconozcan y retomen nuestras 
vulnerabilidades como el resorte que nos impulsa a transformar desde el primario 
entendimiento que, así como hay nodos que interconectan la inmensa red que es internet, 
así también nuestros vínculos nos interconectan, haciendo que ese continuum de 
violencia tenga como contraste y reflejo los múltiples encuentros de mujeres por todo el 
mundo, entre quienes creamos afectos que nos inspiran y fortalecen en el vaivén de lo 
individual y lo colectivo. 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnologías 


15 




Pensar críticamente para 
imaginar afectivamente 
la(5) tecnología(s) 

<Vero Ara iza > 


La tecnología ha sido históricamente La muestra de la intervención/transformación de la 
naturaleza por parte del ser humanx. No se puede pensar La historia de la humanidad sin 
nuestra capacidad técnica y sin la conformación de artefactos varios, mismos que han 
tenido la función de aumentar las capacidades mentales/corporales de nosotros como 
seres conscientes. Pero la tecnología y más precisamente el desarrollo tecnológico —en 
tanto que asunto cultural— no ha sido neutral, sino que ha respondido a Los modos de 
comprensión del mundo de ciertos sectores de la población, élites o grupos privilegiados 
que se han asumido depositarios del conocimiento verdadero, la única ciencia posible y 
Las formas tecnológicas pertinentes. 

Afortunadamente, la teoría crítica contemporánea, misma que ha dado cuenta de 
otras formas de mirar —las de los grupos subalternos o marginales como son las 
mujeres, Ixs pobres, Ixs sujetxs racializadxs y colonizadxs, etc.— nos ha revelado otras 
historias del devenir humano y con ello ha abierto la posibilidad a otras narrativas sobre 
la relación de estxs otrxs con el conocimiento, la ciencia y la tecnología. 

La historia hegemónica nos ha hecho creer que solo algunos seres humanos tienen 
la capacidad de producir conocimiento y de crear tecnologías. A nuestro modo de ver, los 
discursos oficiales, derivados del pensamiento moderno se han fundado en ciertos 
principios que debemos desmontar si nos proponemos imaginar mundos donde La 
tecnología no se perciba como una amenaza, particularmente para Los grupos y personas 
más vulnerables, y que —en cambio— responda a nuestras necesidades diversas, nos 
afecte y nos vincule. 

La filosofía moderna descansa sobre el binarismo, para el cual uno de Los polos 
domina pues es el mejor o el más deseable. Así tenemos Los pares: hombre-mujer, ser 
humano-animal, cultura-naturaleza, realidad-ficción y un amplio etcétera. Se trata de una 
relación dicotómica en la que supuestamente están claros los límites entre un elemento y otro. 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnologías 


17 


Esta forma de comprensión del mundo no sólo es muy limitada en términos 
epistemológicos, sino que ha sido altamente perniciosa en sentido ético-político. Para el 
tema que nos convoca, como ejemplo podemos referir la concepción binaria ser humano- 
naturaleza que ha promovido la idea (demencial) de que el ser humano no es parte de la 
naturaleza, que ésta es femenina y amenazante y que, por tanto, se le debe someter; otro 
ejemplo sería el par ciencia-cultura, que supone la creencia de que hay un tiempo 
intelectual y un tiempo de vida, un espacio para generar conocimiento científico 
(verdadero) y otro en el que nos recreamos, convivimos, amamos, mismo que si bien 
puede ser creativo, no es productivo. Ambos ejemplos dan cuenta de una episteme que 
ha definido nuestra concepción/relación con la naturaleza —como exterior a nosotrxs, de 
la que podemos disponer a nuestro antojo— y con el conocimiento, como algo reservado 
para ciertas personas y grupos, lo que ha invisibilizado la diversidad cultural y epistémica 
que —de hecho—posee la humanidad. 

Así, lo que ha quedado soterrado, debido a nuestro "distanciamiento" de la 
naturaleza y a la concepción elitista del conocimiento es una "naturaleza humana" 
—en todo caso— más animal, como seres interdependientes, con afectos y afecciones, 
y —al mismo tiempo— nuestra capacidad creativa/cognitiva, indiscutiblemente 
relacional, en simbiosis con otrxs humanxs, otrxs seres y máquinas varias. 

Desmontar la forma de pensamiento dominante requiere más que múltiples lecturas 
y debates, exige una verdadera descodificación/recodificación en clave feminista y 
cyborg, requiere conexiones parciales (Haraway), requiere software —pensamiento 
complejo (Morin)— y hardware —artes de hacer (De Certeau), pero sobretodo wetware 
—cuerpos, fluidos y agencia humana— (Wajcman). Es decir, para acabar con el modelo 
hegemónico (patriarcal, capitalista y colonial) de conocimiento/tecnología, requerimos 
hacer comunidad, desarrollar una ética comunitaria del cuidado, militar por el 
conocimiento abierto y colaborativo, y tener como principio la sostenibilidad de la vida 
(Shiva). 

En suma, requerimos una redefinición de lo humano, una concepción posthumana, 
que implique una política afirmativa, crítica y creativa para construir proyectos 
alternativos (Braidotti). Dicha concepción implica reconocer no sólo el papel fundamental 
de las tecnologías (de infocomunicación) en el siglo XXI, sino la cualidad intrínsecamente 
tecnológica del ser humano. No es que Ixs seres humanxs simplemente hayamos 
construido tecnologías históricamente, sino que somos tecnología(s). Si es así, 
imaginémonos libres, cooperantes, sostenibles, etcétera. 


18 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnoiogías 


¡Yes, We Match! 

El amor a los tiempos 
de las apps 

<VaLeVaLe> 


( ¿Cómo las nuevas tecnologías se integran en 
nuestras relaciones sexo-afectivas? 

( ¿Cómo el uso de los smartphones se incorpora y 
funde con mi cuerpo? 

( ¿Cómo se transforman las ideas y las vivencias del 
amor y de la sexualidad a los tiempos de las apps? 


Estas son algunas preguntas que en los últimos tiempos me han despertado una nueva 
curiosidad sobre la relación entre tecnología y relaciones sexo-afectivas. Pienso al 
planteamiento teórico de Donna Haraway en su "Manifiesto Cyborg" (1984), a su figura 
del cyborg que crea una nueva visión ontológica que rompe la antología de la 
modernidad y disuelve las dicotomías como las de yo-otro, mente-cuerpo, cultura- 
naturaleza, hombre-mujer, realidad-apariencia, privado-público, todo-arte. Dios-hombre, 
hombre-máquina. Desde que leí su texto no paré de preguntarme: ¿Cómo es mi propia 
experiencia y apropiación de ser yo misma una cyborg? 

En el concepto de cyborg de la Haraway, se diluye el concepto de género y el 
cuerpo es entendido como un organismo abierto, híbrido, en continuo devenir, en relación 
con la naturaleza y la tecnología —en una relacionalidad recíproca y compleja donde 
existe la potencialidad de incrementar poderes y capacidades personales y colectivas. 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnologías 


19 



En mi propia forma de entender esta propuesta teórica, miro a La tecnología como 
parte de mi propio ser, de mi identidad fluida, que se ha integrado en mi cuerpo, afectos 
y territorio, como componente de mi propio proceso de devenir y transformación. La 
tecnología pasa por mi cuerpo, está en relación con mi territorio, abre espacio de 
posibilidades personales y políticas, ¿pero cómo? ¿Cómo vivo yo la tecnología en mi 
cuerpo, en el territorio que habito? Y sobre todo: ¿cómo la tecnología se ha incorporado 
en mis prácticas diarias y acciones cotidianas y cómo en esta relación me transformo 
constantemente? 

Me siento vivir en un contexto histórico en donde la mayoría de mis afectos nacen, 
se desarrollan, transforman y mueren en relación con la tecnología. Lo mismo siento en 
relación a las afectaciones. Estamos todo el tiempo locaLizables, podemos informarnos 
casi a tiempo real de lo que sucede en todo el planeta, los tiempos de respuesta entre Las 
personas se han disminuido drásticamente, flirteamos, engañamos, devenimos con la 
tecnología. En esta línea, me siento siempre más atraída a descubrir la complejidad en la 
relación entre sexualidad, afectos, amores y tecnología y los campos de posibilidad que 
estas relaciones abren. Mis experiencias encarnadas de amistad, sexual o amorosa son 
en continua relación con La tecnología, abriendo espacio de mi propia corporalidad poco 
imaginada en el pasado, y también espacios de vulnerabilidad, dolor y violencia. 

Nuevos territorios virtuales se han creado en La relación entre el ser humano y la 
tecnología, territorios en donde nacen, se producen y transforman prácticas sexuales y 
afectivas viejas y nuevas que valoro importantes de investigar y comprender sin una 
posición moral, sin determinar lo que es bueno y lo que es malo a priori. Quiero adoptar 
un método de reflexión coral que permita escuchar las diferencias con la curiosidad 
necesaria a cualquier tipo de entendimiento de la complejidad, siendo capaz de poder 
ver ambos Las potencialidades positivas y negativas en estas prácticas. 

Con este fin, he pedio a varixs amigxs me envíen un mensaje de voz en el que me 
expliquen una experiencia significativa que hayan tenido con la tecnología, enfocando su 
relato en vivencias de sexualidad, emocionalidad y corporalidad. Por ejemplo 
experiencias relacionadas al uso de Tinder, OkCupid, vivencia de sexting, dick pies, fotos 
sensuales, ghosting en redes sociales y mucho más. 

El resultado final será el Podcast ¡Yes, We Match! disponible en línea a partir del 
2020 . 


20 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnologías 



I Redes 


<h1>Mi vida en la red</h1> 

<h2>1<\h2> 

451 meses 

1966 semanas 

13765 días 

19777776 minutos 

y Los miiisegundos 

angustiosamente siguen corriendo 

¿cuanto tiempo has vivido? se llama La página 

¿cuanto tiempo he vivido? 

<h2>2<\h2> 

<blockquote class="twitter-tweet" lang="en"><p>Hoy desperté un poco 
muerta</p>&mdash; Anamhoo (laAnamhoo) </a></blockquote> 
<h2>3<\h2> 

No llorará google 
mi ausencia, 
dejemos al menos 
cantos 

al menos flores 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnologías 


21 


<h2>4<\h2> 

Estadísticas: 

50 mensajes en un mes, 
ninguno emotivo... 
y todas las veces que dije <: 

ah la estadística nunca entiende. 

<h2>pirata informático</h2> 
robo una #boteLlaLmar 

"Podrá ser un día genial, con sol y todo pero para mí es vacío" 
¿podría ir a la cárcel por el copyright? 

Todos estamos ya en un 
espacio virtual 
atrapados 


II Tres haikus sobre la red 

No fue el viento 
el que cruzó montañas 
tu voz en la luz 


Viajas en la luz 
y llegas a mi cama 
espía en red 


Recorre tu voz 
en pequeños paquetes 
ceros y unos 


22 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnologías 


Desde la resistencia 
imaginar la re-existencia 

<Firuzeh Shokooh VaL[e> 


Los movimientos sociales han revelado los peligros de nuestras tecnologías: la 
corporatización de la internet, la lógica capitalista que define el diseño, la 
infraestructura, de nuestras tecnologías, los métodos sociotécnicos de 
vigilancia y disciplina del estado y otros actores, los circuitos de labor, 
explotación y opresión que producen muchas de nuestras tecnologías, y la 
contaminación electrónica que contribuye a la destrucción de nuestro planeta. 
Y también cómo las tecnologías están tejidas, muy íntimamente, con las 
injusticias que nos rodean, el colonialismo, el desarrollo depredador, la 
misoginia, la LGBTQI/fobia, el racismo, el clasismo. Este conocimiento y re¬ 
conocimiento de las tecnologías se ha dado desde el afecto; desde un lugar 
profundo que se entiende enhebrado a los espacios y las infraestructuras 
digitales que, cada día más, ocupan nuestros espacios políticos, territoriales e 
íntimos. Es desde aquí que se construyen políticas de co-responsabilidad 
colectivas, feministas, anti-racistas, anti-capitalistas y ecológicas. 

Mi trabajo con la cooperativa feminista Sulá Batsú, en Costa Rica, ha 
alimentado mi visión de cómo hacernos co-responsables de las tecnologías 
desde lo compartido, la creatividad y el placer. Su acercamiento a las 
tecnologías parte desde el colectivo, lo local, la tierra, los saberes comunes y 
marginados, los saberes de mujeres rurales, indígenas, jóvenes. Construyen, 
piensan, y sienten las tecnologías digitales desde el cuerpo colectivo que 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnologías 


23 


genera posibilidades de transformación, que abre caminos para la solidaridad, 
el amor por los Ixs otrxs, por la tierra, por el espacio común, desde la 
marginalidad, lo invisibilizado. Su visión es de un mundo en el que las 
tecnologías son co-construidas, localizadas, pensadas y sentidas entre todxs. 
Una visión que parte desde el sur, ese imaginario afectivo y político que nos 
forma a los que pertenecemos a estos espacios —ya sea el sur, o los sures del 
norte— que han resistido, y siguen resistiendo, numerosas formas de violencia. 
Su visión tecnológica, que está atada a su visión de vida y de mundo, es una 
forma de insurrección decolonial, en el sentido en que sostiene saberes y 
conocimientos que se dan desde la orilla. No es la mirada del que llega, sino 
desde el que siempre ha estado generando conocimientos. Es la mirada de la 
resistencia y la de proponer la re-existencia. 

Cuando pensamos en crear tecnopolíticas de co-responsabilidad que 
integren plenamente una visión ecológica, terrenal, tiene que ser desde los 
afectos, desde las solidaridades. El paradigma eurocéntrico desplazó la 
emoción como fuente de conocimiento, y en ese marco se ha construido una 
modernidad a base de la violencia, la opresión, la injusticia. Una violencia que 
también nos ha llevado a la destrucción ecológica, siendo las comunidades 
marginadas las más afectadas. Creo que es importante propulsar cambios a 
nivel nacional, regional y transnacional, en términos de política pública y 
gobernanza, pero creo más que nada en las transformaciones que se hacen 
desde las comunidades. Las feministas —como bien nos han enseñados Ixs 
teóricos y activistas de nuestra América— tenemos que rescatar el afecto 
como arquitecto del mundo que soñamos. Y las tecnologías son una parte vital 
de este mundo que soñamos. 



Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnoiogías 


Evocación biotecnológica 

<E[yaneth> 


Disfruto mucho escribir en papel aunque ahora se acostumbra muy poco y no 
podemos editar Los errores. Decidí plasmar mi reflexión sobre tecnología 
afectos y afectaciones de la forma en que mantengo comunicación con mi 
amiga Guadalupe, ella no usa "teléfono inteligente" y yo, La extraño mucho. La 
extraño más cuando estoy de caminata por la montaña, cuando estoy Lejos de 
una computadora, cuando no tengo señal de celular, por eso Le escribo cartas 
y después le envío La fotografía por correo electrónico. 

La tecnología está en medio de nuestras relaciones, casi todas, si 
tomamos en cuenta la historia del planeta y de la humanidad; las tecnologías 
digitales han aparecido en los últimos instantes del tiempo cósmico. 

Con la tecnología hemos podido soñar y volver realidad muchas 
situaciones que en otros momentos eran impensables; la dominación de Los 
ecosistemas ha sido gracias a la tecnología y hoy parece no tener límites, 
buscamos otros planetas que puedan albergar vida, diversas dimensiones de 
la vida social y económica funcionan como si Los recursos naturales fueran 
infinitos. Pareciera que hemos olvidado que para seguir concretando sueños en 
lo individual y colectivo necesitamos que la tierra nos siga manteniendo. Las 
generaciones que habitamos actualmente la Tierra convivimos con formas de 
vida diversas y a la vez desiguales en el acceso a Los recursos, y Los recursos 
tecnológicos y digitales no son la excepción. 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnologías 


25 


Serán necesarios muchos cambios de paradigmas que nos Ueven a 
redireccionar nuestras formas de habitar y relacionarnos entre personas y con 
los entornos naturales. 

Como búsqueda para el taller me propongo reflexionar y dialogar una 
inquietud que me habita cuando recuerdo paisajes queridos, cuando recuerdo 
árboles que ya no existen, cuando recuerdo ríos de los que no puede beberse 
el agua: ¿cómo hacer para que las personas descubramos la parte de nuestro 
ser que anhela reconectarse con la naturaleza?, si restauramos nuestros lazos 
emocionales con el ambiente, ¿cambiarían nuestros patrones de uso y manejo 
de las tecnologías? 

Mi compromiso de diálogo con otras compañeras será para encontrar 
maneras para vivir relaciones conscientes de las tecnologías, considerarlas 
siempre asociadas a los recursos que las soportan, conversar experiencias en 
los territorios locales, reconocer re-existencias emocionales en las 
cotidianidades mediadas por contextos. Como mujeres somos capaces de 
sentipensar, comunicar y resignificar nuestros entornos y a nosotras mismas 
en relación a las tecnologías. 



Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnoiogías 









Desde el periodismo, 
internet como territorio 

<San Gayou> 


Así como el internet es territorio, eL periodismo difundido en la red es 
trinchera. El periodismo con perspectiva de género es una postura política y 
aún está lejos de ser tema de discusión en la mayoría de las mesas de 
redacción, las consecuencias de esto vulneran la integridad y los derechos de 
las mujeres en el entorno digital. 

Las redacciones en México son habitadas por mujeres casi desde 
siempre, el manejo de la información pasa por distintos criterios siendo la 
perspectiva de género un obligado en estos tiempos pero no ejercido. Con la 
llegada de internet, la prioridad está en la velocidad, no en la veracidad. 

Los titulares de las notas siguen reflejando esta falta de reflexión, no sólo 
ante la violencia ejercida en las mujeres, sino en el señalamiento de la falta de 
ejercicio de la justicia desde las instituciones, sus vicios e ineficiencias. 

Empresas de comunicación se autocensuran intentando sobrevivir en un 
sistema capitalista que les obliga a depender de la publicidad pagada por el 
Estado o por empresas privadas jugándose la credibilidad de los lectores y 
desdibujando líneas editoriales (quienes dicen tenerlas), hablando concretamente 
de los medios de comunicación privados, los medios libres, son otra historia. 


28 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnoiogías 


El internet y las redes sociales llevaron a los medios de comunicación a 
entrar en la carrera de los íikes, seguidores y alcance, miden el éxito a partir 
de las estadísticas de Facebook y de Google, porque hay que publicar "lo que 
la gente quiere ver". 

Los titulares siguen llenos de "la mató por amor", "le dijo que si no era de 
él, no sería de nadie", las notas son escritas por hombres periodistas que 
buscan "darle el golpe" a la información sin un análisis profundo de la violencia 
como reflejo de la estructura patriarcal en la que la sociedad sigue anclada, 
revictimizan y criminalizan a quienes son afectados y afectadas por la violencia 
estructural y feminicida. 

La información llega primero a internet, quién la publica primero "gana la 
nota", si se comparte masivamente aún mejor, en un territorio sin ley donde el 
tráfico se lo lleva la foto más sangrienta o el titular más sensacionalista. 

Ante esto, que los directores de los medios, jefes editoriales y de 
información se comprometan a ejercer un periodismo con perspectiva de 
género aún se cuentan con los dedos de una mano; como ejemplo lo que 
sucede con el uso del lenguaje incluyente, donde algunos editores consideran 
ociosa la discusión ya que la norma es regirse por las reglas dictadas por la 
Real Academia de la Lengua. 

Uno de los principales retos ante esto, es que ese territorio habitado y 
generado por los medios de comunicación sea ocupado no solo por mujeres 
periodistas, que las hay, sino que se presente información redactada con 
perspectiva que abone a la construcción de un espacio libre de violencia 
patriarcal. 

Se trata de utilizar las palabras correctas, la redacción adecuada que 
informe veraz y claramente los hechos de la violencia y lo que la origina, así 
como el señalamiento de un adecuado ejercicio de la justicia, que al menos en 
México aún no es una realidad. 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnologías 


Precariedad, afectos y 
tecnología 

<Stefanía Acevedo> 


Esta reflexión comienza necesariamente por La condición misma que me 
posibilitó presentar una propuesta para este encuentro. En principio, tengo un 
trabajo flexibilizado que me permite ausentarme sin que se encuentre en 
riesgo mi re-contratación. Cada tres meses firmo un contrato que anula 
cualquier tipo de seguridad Laboral. Había Leído hace unas semanas en Twitter 
que tener actualmente un trabajo remunerado ya debería ser considerado un 
privilegio. Aunque la noción de trabajo me causa conflicto, entiendo la 
preocupación que se expresaba en ese tweet. No hace falta más que 
recordarme a mí misma hace unos meses en la casa que he habitado por 26 
años sin salir de mi cuarto porque me deprimía no tener trabajo y no tener 
esperanza por ningún tipo de futuro. Revivo también las conversaciones por 
Telegram con mi amigo A, hace semanas, en las que muy decepcionado me 
informaba que no encontraba nuestro folio en la publicación de resultados 
para dar clases y, al mismo tiempo, nos compartíamos técnicas para cocinar 
frijoles, arroz y lentejas porque esa era nuestra táctica de alimentación para 
hacerle frente al desempleo. Lo hacíamos con alegría porque compartir 
recetas implica querer que alguien coma rico y sea un poquito feliz. 

No puedo evitar pensar sobre cómo es que conseguí el trabajo que 
tengo y darme cuenta que no fue sino por pura suerte. ¡Pura suerte! No quiero 
crear en mí la idea de que lo merezco más que otras personas porque sé que 
no es así. Y eso también me hace asumir que en este y en mis trabajos 
anteriores siempre he sido completamente reemplazable. Quizá esta es una 


30 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnoiogías 


perspectiva pesimista, pero me permite entender eL sistema económico en el 
que vivo y considerar que la depresión que experimenté no era soLo un 
problema individual, sino que expresaba un malestar que viven muchxs más 
como yo que no encuentran trabajo, o al menos uno que otorgue algo así 
como... ¿una vida digna? (¿qué será eso?). Este sentimiento me empuja, al 
mismo tiempo, a habitar otros espacios en los que no se forman vínculos que 
necesariamente pasen por la remuneración económica, donde puedo 
compartir desde otra lógica que no es la de la competencia y el mérito. 

Trabajar en empleos con poca estabilidad nos impulsa a imaginar cómo 
hacernos cargo de aspectos materiales de nuestra vida como la salud, la 
vivienda y la educación; es decir, cómo crear medios que generen otras 
economías, formas distintas de relacionarnos con quienes ofrecen servicios. 
Cassie Thornton, artista y economista anarquista, propone un entendimiento 
de la economía desde el feminismo como una apuesta por crear experiencias 
colectivas atravesadas por la solidaridad. Sólo desde ahí es posible re¬ 
imaginar el sentido del vo/or®, alejándolo de su sentido de productividad 
económica, y asociándolo con el cuidado. Para comenzar a hacer este ejercicio 
de imaginación, Thornton realizó preguntas a sus amigxs y colegas para 
descubrir si había más personas que, como ella, se sintieran aisladas y tristes 
por enfrentar sus deudas y, en general, la falta de estabilidad económica en 
sus vidas. Algunas de las preguntas eran: "¿Qué tan a menudo te quedas sin 
dinero? Si te quedas sin dinero, ¿cómo te sientes, qué te provoca esto interna y 
externamente? ¿Qué formas de autodefensa económica realizas?". Las 
respuestas a estas preguntas evidenciaron que las personas solemos aislarnos 
cuando nos encontramos en dificultades económicas, pues impera en nosotrxs 
una especie de vergüenza por no ser socialmente "exitosxs" y, en lugar de 
recurrir a una red de cuidado, solemos esperar a cambiar individualmente 
nuestra situación tanto económica como anímica. 


f -N 

^ Cassie Thornton, "Economía feminista y el Apocalipsis de la gente", en: Imaginación política: 
Encuentro Internacional, México: Cráter Invertido, 2019, p. 6. 

V_/ 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnologías 


31 




32 


Hablar de La vida y de su cuidado, es decir, de la responsabilidad que 
tengo sobre mí y Lxs demás, no puede más que estar atravesado por Lo que 
vivo día con día y que me advierte que, a pesar de todo, cuento con una red 
que me permitió participar en un encuentro hackfeminista. Estuve rodeada de 
mujeres a quienes quiero y admiro por todas Las posibilidades de vida que me 
permiten imaginar, en donde se ponen en juego justamente esos vínculos que 
piensan el valor desde otras Lógicas. Me gustaría seguir experimentando redes 
que impliquen la creación de medios que nos permitan cuidar Las unas de las 
otras, en una comunidad que reconozca su vulnerabilidad y necesidad de 
acompañamiento. Creo que formar estas redes de cuidado nos responsabiliza 
a adoptar otros vínculos que nos Lleven más allá del sentimiento de tristeza al 
que nos empuja este sistema económico en el que no gestionamos 
colectivamente nuestros medios, sino que nos adaptamos a Lo que se nos 
presenta como las únicas formas de relación posible. La falta de estabilidad 
económica genera una ansiedad que nos consume a la mayoría de nosotrxs, 
pero también nos obliga a generar redes de cuidado que pongan en cuestión 
cuál es el valof® que queremos asumir sobre nuestras vidas y qué tecnologías 
podemos crear para hacerla posible. 


f -\ 

0Bernard Stiegler formula una propuesta interesante en torno a la adaptación y la adopción de 
la tecnología que implica poner en juego el modo en que nos relacionamos afectivamente con ésta 
y la relación potencial que se encuentra en éste vínculo. Cfr. Bernard Stiegler, Lo que hace que la 
vida merezca ser vivida. De la farmacología., trad. Nadia Cortés, Madrid: Avarigani Editores, 

2015. 

L_ 


fios permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnologías 




Infraestructura afectiva 

<ALnna Martínez/ Rosaura Zapata> 


Retomo el texto Historia y conciencia de cíase, de G. Lukács, para repensar su 
análisis de la estructura de la mercancía como "el problema estructural central 
de la sociedad capitalista en todas sus manifestaciones vitales", y el tráfico 
mercantil como "la forma dominante del intercambio o metabolismo de una 
sociedad" y "prototipo de todas las formas de objetividad y de todas las 
correspondientes formas de subjetividad que se dan en la sociedad burguesa". 

A grandes rasgos, y partiendo de esas ideas, pienso mi participación 
como una interpelación a las relaciones base de lo que cada vez mejor se 
dibuja como nuestra infraestructura: las relaciones laborales. Entiendo como 
tales todas aquellas derivadas del trabajo, con carácter obligatorio y en las 
cuales media un pago. 

A corto o medio plazo, estas relaciones serán también relaciones 
epistémicas y afectivas. 

¿Por qué no revisamos nuestras relaciones laborales? ¿Tendrían que 
mediarse con el dinero todas las relaciones de trabajo? 

Cuando es así, cabe preguntarse:¿cuál es el intercambio?, ¿por qué te 
están pagando?, ¿cuál el entendimiento de ambas/múltiples partes?, ¿te pagan 
por tu tiempo?, ¿te pagan por tu trabajo?, ¿te pagan tu voluntad? 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnologías 


33 


Cuando eL recurso proviene de un financiamiento, ¿de qué formas es el 
recurso La voz cantante?, ¿es quien paga, quien manda? 

Cuando proviene de la autogestión, asomamos a la ventana de Alicia. La 
diversidad de formas, olores, colores y materialidades de las fuentes, suele 
confundir. Los recursos se pueden sumar depende del tiempo, las ganas, la 
imaginación... 

En las comunidades en las que participo, si bien hemos Logrado generar 
espacios laborales que experimentan nuevas relaciones, perviven prácticas 
que refrendan un esquema de poder y no se sacuden la relación cosificada y 
enajenación del propio trabajo. 

Siempre permeadas por los afectos, estas relaciones cultivan amistades, 
amores, largos y cortos etcéteras, formando un entramado en extremo frágil. 
Cuando Los afectos se tuercen, persisten desgastantes relaciones tóxicas, 
aflora la comparación, se invisibiliza el trabajo, se minimizan los aportes y 
disminuye la capacidad de dialogar. Nos dejamos imponer un orden neurótico: 
el que se enoja, gana. 

¿Cómo nos inventamos la vida en cooperativa?, ¿como nos organizamos 
en la horizontalidad? Las decisiones en las comunidades que conformamos, las 
cosas que aceptamos y cómo a-bordamos nuestras afectividades, va conformando 
un mapa del nosotrxs, uno del ustedes. 

Nadamos contracorriente siempre que renunciamos a La apabullante 
exigencia de obedecer a una jerarquía. 



Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnoiogías 


Los medios son los Fines. 
El amor como método 

<Guiomar Rovira> 


La condición humana es deseante, el impulso vitaiista nos saca de nosotras 
mismas en el tiempo y en el espacio, ya no hay raíces que nos retengan, en 
algún momento sacamos los pies de la tierra y nos pusimos en movimiento, en 
búsqueda, tiempo finito que impulsa nuestra existencia hacia una muerte sin 
fin. La ley de la gravedad explica la tectónica de los continentes, la dispersión 
de los planetas y cuerpos celestes en constelaciones que se expanden, 
núcleos de atracción fatal, agujeros negros. La fuerza que no cesa, la manzana 
de Newton que tiende al suelo. Inexorablemente, caemos. 

Pero algo nos impele más allá y transgrede toda determinación: 

el amor. 

En estado de gravidez, una mujer atraviesa el universo. 

La vida desafía a la muerte con una persistencia que se escapa. El amor 
es la abundancia de la vida en mil formas y colores. Su fascinante diversidad 
no sirve para nada y lo es todo: belleza sin fin, transgresión que hace estallar 
por los aires la condena a un fin, el amor es deseo de amar. Los fines son los 
medios y los medios son los fines. El amor como metodología. Por amor somos 
lo imposible: la vida como milagro. In-servible contingencia finita de un deseo 
capaz de infinito. 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnologías 


El amor es la fuerza que nos impele a contravenir la entropía brutal que 
nos arrastra. Contra la guerra híbrida que nos acosa y expulsa. El poder es de 
ellos. El amor es nuestro. El amor es red. Nunca hemos sido tantos ni hemos 
sabido tanto. Sin ellos, podemos vivir. Sin amor, ni ellos pueden. 

Crear es un esfuerzo enorme, cómo cuesta crecer a un ser humano. Va 
contra el tiempo, implica abrir el tiempo, darse en el tiempo, cuidar con 
paciencia 9 meses de gestación, 2 años, 18 soles para ser fruta... Amar es 
negarse al fin, rebelarse contra la insignificancia, crear una duración fuera de la 
muerte que solo es posible de forma colectiva, compartida. El amor es esa 
voluntad de amar. Es sentido y es creación. Es libertad. 

Comunicarnos nos permite enlazarnos, apoyarnos, tejer infinitas 
posibilidades de encuentro y de potencia. Infinitas variantes de amar. La red es 
el fin. Los medios son los fines. Por una red que permita que fluya el deseo de 
vivir. Una red que distribuya ese bien que no se agota sino que crece si se 
comparte. Contra la muerte que es el poder y el dinero, contra los fines que 
rompen los medios para volverlos máquinas de exterminio y despojo. 

Propongo una reflexión filosófica sobre el sentido mismo de la red y de la 
técnica. Darle una vuelta más a la dialéctica del iluminismo y a los desafíos que 
supone la tentación de poder y dinero que hoy acaparan todos los espacios y 
totalizan los sinsentidos. Pensar la incompletud, lo híbrido, lo impuro y la 
necesidad de tomar decisiones contingentes, no morales, desarrollar 
imaginarios que liberen el deseo de amar y que nos permitan ser más red. 
¿Cómo darle formas, figuras, prefigurar, ensayar nuestros pasos, 
acompañarlos? 



Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnoiogías 


Políticas de responsabilidad 
digital: la nueva era 

<PouLette Hernández> 


Todos somos consumidorxs, sin importar edad, género, gustos y ocupación, la 
tecnología (toda aquella que facilita y satisface las necesidades de las 
personas) comienza a ser una moda, el auge del siglo XX, sin embargo, no solo 
significa la utilización de la tecnología y los medios digitales, también se 
adquieren responsabilidades como consumidor. Dichas responsabilidades se 
refieren al manejo adecuado de las tecnologías, del cual se deriva una lógica 
distinta a lo que se conoce como éxito, una lógica de eco-tecnologías, de 
pensamientos revolucionarios y utópicos que colaboren a un mundo más 
limpio y sin tanta basura consumista como lo es el internet, el cual ha 
disparado el consumo eléctrico de manera insostenible; teniendo en cuenta 
que las fuentes tradicionales de energía se agotarán en cuestión de décadas, 
la digitalización del yo y de todas las cosas, la que va a llegar a todos los 
aspectos de la vida, no va a poder ser como imaginamos. No puede ser que un 
móvil consuma como una nevera o que un e-book consuma más dióxido de 
carbono que leer el mismo libro en papel. 

Llegará un momento en el cual comenzará un déficit digital, y un 
agotamiento de los recursos por el uso extremo y excesivo de las tecnologías, 
ya que las grandes compañías tecnológicas solo ven el bien monetario y no el 
bien ecológico ambiental. Las grandes empresas están enfocadas en el 
aumento de las ventas y no en el uso correcto y adecuado de las tecnologías. 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnologías 


37 


y es aquí en donde debemos crear conciencia, donde empecemos a construir 
una visión más de comunidad y hermanada para dejar de pensar en el 
consumismo y dejar de ser egoístas. 

A nivel de empresa, organización e individuos, ha llegado el momento de 
ser responsables con la transformación digital, una transformación feminista, 
colaborativa y comunitaria. Nosotrxs estamos ciegamente convencidxs de los 
beneficios de esta transformación. Por tanto, dentro de la llamada 
transformación de la era digital, hay que introducir además de los temas de 
transformación de la cultura empresarial y de negocio, los de responsabilidad 
social y comunitaria, ya que la trasformación digital debe ser responsable y 
sostenible. 

Un ejemplo de la supuesta transformación de la responsabilidad social es 
Google, la llamo supuesta porque es falsa, porque explota trabajadores, crea 
consumismo y sobre todo, lucra con los datos y la información que recaba a 
través de sus servidores. 

Muchas empresas tecnológicas utilizan el "Green washing" para 
hacerlos ver como respetuosos del medio ambiente. Pero, este giro es 
meramente de forma y no de fondo por lo que se convierte en un uso 
engañoso de la comercialización verde. 

Por ello debemos ir pensando otras formas de hacer tecnologías, 
hacerlas más comunitarias, solidarias, compartidas, feministas, inclusivas, y 
sobre todo otras formas para poder tener mayor conciencia sobre la gran 
problemática que enfrentamos en nuestros diferentes espacios sobre la 
defensa de la vida y el territorio. Otras formas son posibles, otras tecnologías 
son posibles. 


38 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnoiogías 












Momentánea 

El estar y el ser, la relación de tiempo, 
espacio y afectos con la tierra 

<March Bermúdez> 


Este proyecto artístico está en construcción, viene dando vueltas en La cabeza, tengo 
unas ganas inmensas de cuestionar La relación de tiempo-espacio unilaterales que 
creamos o nos crean con La presencia en espacios "virtuales" porque cuando decimos que 
estamos conectadas tiene repercusiones en nuestros territorios. Entendiendo como 
territorios al territorio tierra y territorio cuerpo. Aunque coincido con la premisa que no 
existe una dicotomía del estar conectada o no estarlo. Esta deja de ser válida cuando 
nuestras relaciones con La tecnoLogía/dispositivos se cruzan con un sistema económico 
que nos impone la dualidad y nos aleja del conocimiento de las cosas en cuanto a la 
creación, producción y distribución. 

Desarrollamos vínculos emocionales, sentimentales y racionales con nuestras 
tecnologías, pero no nos preguntamos: ¿de dónde vienen?, ¿qué materiales Las 
componen?, ¿quiénes Las hacen?, ¿qué implicaciones tienen sus usos?, ¿qué pasa con 
ellas cuando Las desechamos?, ¿por qué nuestras tecnologías cambian tan rápido?, ¿está 
vinculada esa rapidez del cambio a La rapidez que nos exigen para contestar un 
mensajito? 

Y así, vamos nos relacionamos con La tecnología creando relaciones de tiempo y 
espacio unilaterales, individuales y antropocéntricas. 

Este proyecto busca interpeLar(nos) sobre el impacto que nuestros dispositivos, la 
percepción del tiempo y La conexión a internet tienen sobre los territorios tierra y cuerpo, 
sobre las relaciones comunitarias/colectivas aunado al análisis de las guerras producidas 
por la economía extractivista (de recursos, conocimiento y cosmogónica). ¿Cómo 
cuestionar siendo coherente? Primero, se me ocurrió realizar una revista virtual que 
presente estos problemas. Pero eso no resuelve el problema, Le agrega al mismo. Luego 
pensé que una opción es crear dicha revista en mi computadora de hace diez años y que 
funciona aún muy bien, hacerla un servidor. 


40 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnologías 


Tener un servidor prendido las 24/7 horas del día requiere del uso de recursos 
naturales y humanos muy grandes; implica relaciones de explotación a gran escala. Una 
buena opción es tener un servidor intermitente que se encienda cuando sea necesario y 
se apague cuando no se necesite. Esto va tomando forma, y espero que en la forma este 
pequeño sueño aporte a desarrollar plataformas digitales más sustentadles y sostenibles. 

Cómo va a funcionar la cosa 

Usar mi computadora, para no tener que comprar una nueva y generar desechos 
tecnológicos. Usarla como servidor apunta también a la descentralización de la 
información. La idea es que la revista en línea esté presente en internet solo cuando haya 
un nuevo artículo, se enciende por un periodo específico de tiempo para que las 
personas que deseen puedan leer los artículos. Se apaga, para cuestionar las nociones de 
tiempo que se nos imponen sobre estar o no estar conectadas. 


Temas de la revista 

-Tempo-espacio configuraciones 
sociotecnológicas 

- Impacto ambiental de Las tecnologías 

- Relaciones afectivas con nuestros 
dispositivos, mapa del amortz—» 
hidroeléctricas y minería, 
desplazamiento forzado, con relación 
a las tecnologías 

- Yo <3 mis dispositivos, cómo reduzco 
mi huella ambiental 

- DIY —y Tomar de lo creado, ya hay 
trabajo hecho 


Cosas que necesito 

- Iniciar a hacer de mi computadora 
una servidora 

- Hacer espacio en la computadora 

- Borrar archivos 

- Calcular el gasto de luz por tener La 
computadora conectada, así poder 
calcular La huella de carbono 

- Idear formas de promocionar el 
proyecto sin necesidad de crear 
redes sociales propias, hacer redes 
sociales propias impacta 

- Investigar, escribir y publicar 

- Buscar aportes 


Te gusta la idea y quieres participar: escríbeme a march@ciberfemgt.org 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnologías 


41 




Bomas la Forma en la que 
encarnamos la escritura 

<Mónica Nepote> 


Estoy escribiendo tarde, y me pregunto, ¿qué quiero decir cuando digo tarde? Y pienso. 
Lenta, formulo: en un ritmo que no obedece a los ritmos requeridos por eL deber ser, por 
La necesidad apremiante de responder a velocidad instantánea por ciertas formas. 
Escribo tarde, siempre tengo La sensación de responder tarde. Siempre con La culpa de 
ser Lenta. 

Elace tiempo enfermé. Hace varios años. Eran varias recaídas seguidas y esa última 
o penúltima del ciclo fue una enfermedad notable, no por su gravedad sino por su 
sintomatoLogía. Toda acción me requería un esfuerzo enorme: bajar las escaleras de los 
tres pisos del edificio donde entonces vivía con mi hija. Llevarla a una esquina donde la 
recogía la madre de una niña de la escuela para irse juntas, regresar unas cuadras, subir 
escaleras. Supe que era grave porque mi nivel de agotamiento en una acción que me 
requería poca energía, se convertía en demasiado. Supe quizá, sin saber, el costo del 
aceleracionismo y supe también, sin saber igual. La rebeldía de mi cuerpo a ese ritmo 
impuesto. Fui a dar con un médico acupunturista, luego de revisarme mientras estaba 
tendida en una cama de acupunturista, me hizo un diagnóstico maquínico: me dijo que mi 
organismo era lento y que Los organismos lentos quieren todo rápido. Me habló de un 
tratamiento, de diez sesiones, me habló de resetear mi cuerpo, mi cuerpo era una 
computadora en su metáfora y mi sistema operativo tenía que ser desprogramado a 
partir de diez sesiones de agujas. En las primeras citas mi cuerpo mejoró, reseteó, 
funcionó y el cuerpo pudo cumplir con los ritmos convenientes al aceleracionismo. Mi 
cuerpo lento volvió a querer todo rápido. Fui productiva, justificaba mi existencia y mi 
salario cumpliendo con trabajo desbordado. Mi cuerpo volvió a entrar al ritmo de 
producción necesario y requerido del sistema capitalista que todo fagocito, incluidos Los 
tiempos con mi hija y un montón de cosas que me hubiera gustado tener entonces y 
extender. 

Escribí este texto y ahora Lo reescribo, un año después. A la Luz de un cambio 
profundo en nuestra vida cotidiana. Cuando experimentamos un ciclo nuevo que nos hizo 
tener la perspectiva de vivir en dos ciudades. Implicaba pensarnos a la distancia, en 


42 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnologías 


continuo contacto a través de mensajes, comunicándonos por nuestros dispositivos en 
sistemas que sabemos no son seguros, porque nuestra alfabetización nunca termina 
siendo tan docta como Lo es nuestra forma de querernos. Implicaba hablarnos en un 
lenguaje propio a través de tipografía alfabética, memes, stickers, emoticones, hacer 
nuestro propio programa de comunicación; implicaba estar a la merced de los dueños del 
software que usamos, que pese a todas nuestras dudas estuvimos ahí porque nos 
necesitamos y nos amamos y nos aprendemos todo el tiempo. 

Escribí entonces, porque ese distanciamiento ahora ya no existe, pero lo que es un 
hecho incuestionable y siempre presente es que esta es mi referencia nodal de afectos, 
este es el corazón que me guía en los pasos de mi aprendizaje tecnológico, esto es lo que 
quiero tejer aquí. Sintiendo estas que somos: mujeres, habitantes del siglo XXI, 
intergeneracionales, saltando entre violencia y violencia, habitando como podemos. 

Parte de mi sensación utópica que quiero dejar de verla como utopía es, tener un 
territorio seguro en toda su amplitud en mis caracteres tipográficos, en mi avatar digital y 
mi avatar de carne y hueso. Quiero un espacio florido y verde para compartir con mi hija, 
de quien he aprendido, no sin dolor, que ella es el amor de mi vida. Con quien he 
resignificado Los vínculos y las prioridades, quien me ayudó a saber que el amor no se 
basa en desplazar a una mujer: (yo misma) por ser una madre, que puedo ser madre con 
mis cosas y mis intereses. Que puedo trabajar y decir que estoy harta de trabajar, que 
puedo ser madre y decir que estoy harta de La maternidad, que no se siente incompleta 
por no tener una pareja... y esto se traduce en las formas de amor más variadas, por lo 
vivo, por lo verde, por las ideas, por el estar en contacto y por ciertos espacios de 
alejamiento. Quisiera que mis territorios afectivos fueran tan claros y respetados en un 
espacio en línea que no me invada, que me permita mostrar un día mi amor por mi hija o 
mis seres vivos sin sentir que incurro en prácticas que me exponen a La descalificación o 
a La censura o a la burla o al espionaje mercadoLógico o a otro tipo de espionaje 
perverso, que no me vuelvan blanco de... vulnerable a... 

Estoy escribiendo tarde pero a tiempo, mi cuerpo puede respirar mejor porque 
durante el principio de este texto y su final han pasado días, he llorado, he pensado, he 
respetado mis tiempos de silencio y de maduración, he extrañado y me he sentido 
contenta. Todo pasa por aquí y me gustaría que se notase en su tono o en su color, en su 
manera de encarnar en Lenguaje. Soy estas letras y estas emociones y esa respuesta que 
les mando a ustedes y esta necesidad de escribir, ser escuchada, de compartirme y 
compartirlas, escucharlas, entenderlas, escribirlas y leerlas. 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnologías 


43 


TgcJg CGRVive CGR tGdG 
¡RteRsameRte 

<Mar¡eL Zasso> 


Yo soy en relación, 
y aunque no lo quiera, 
afecto y soy afectada. 

Por ti, por ella, por ellos, 
por lo que leo y vivo, 
por lo que escucho y toco. 

A ti, a ella, a ellos, 

por lo que escribo y actúo y cuento y canto y toco. 

Tomé un té con Baruch y Gilíes, 
y estuve de acuerdo: 
no hay bien ni mal. 

No hay correcto y equivocado. 

Somos cuerpos atravesados 
por miles de líneas de fuerza. 

Afectados y afectando 
aunque sin intención. 

Me lo plantearon, y lo compré: 
mi moral es la de la alegría. 

Correcto es lo que aviva mi potencia. 

Equivocado es lo que me entristece. 

Pero si yo siquiera soy, sino en relación. 

En esa compleja ecuación de mis miles líneas de fuerza 
con las miles de líneas de fuerza 
de los miles de otros que me rodean. 


44 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnologías 


¿Y cómo contornear 

el hecho de que 

esa pasión Llamada simpatía, 

capacidad de permitirse afectar, 

disminuye de intensidad 

a La medida que se extiende? 

¿Cómo dejarse afectar por quienes no son Lejanos? 

En espacio, en contexto, en afinidad. 

(¡¿Cómo puedo una ser feliz si parte de La gente sufre?!) 

Hasta ayer el Lejano 

era irremediablemente Lejano. 

¿Y ahora, 

que Las redes permiten 

afectaciones 

sin Límites 

geográficos espaciales? 

Nuevas Líneas de fuerza, 
nuevos Lenguajes, 
nuevos escenarios 
para afectar-ser-afectado. 

Es bonito decir, 

"La internet es una red de personas, 
no de computadoras". 

Pero como La milpa y Los campesinos y eL maíz criollo... 
hay guerra. 

Conflicto. 

Intereses corporativos versus el bien común. 

¿Cómo intensificar potencia de vida en un mundo hiperconectado? 
¿Cómo cuidarnos entre todas en ese nuevo territorio? 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnologías 


Reescribir sin querer 

<La_ jes> 


desde que recuerdo mi relación con Las tecnologías ha sido rara, propia e impropia a la 
vez. La primera vez que caí en cuenta de eso fue en un encuentro al que fui siendo ya 
"adulta" y me invitaron a hacer un ejercicio sobre mi primer recuerdo con la tecnología; 

lo que vino a mi mente fue una licuadora. Y el recuerdo involucró estar "encerrada" 
jugando en La cochera de mi casa de la niñez, tener un pizarrón grande al fondo, tizas de 
colores en una mano y un destornillador en la otra; y dibujar lo que veía a medida que Lo 
iba desarmando [¡¿cómo recordaría luego dónde debía volver a poner cada pieza?!]; 

el corazón me latía muy fuerte. No podía permitir que nadie entrara a la cochera mientras 
el aparato estaba desarmado. Me había escondido a hacerlo porque mi papá no había 
querido explicarme a mí [como sí lo había hecho con mi primo], cómo desarmar un 
objeto; 

copy-poste explicación dada a mi primo; 

el objeto que le explicó a él era otro, no recuerdo cuál otro. No interesa recordarlo. Lo 
que me interesaba en verdad eran los "tips" que Le dio: fíjate donde va cada pieza que 
sacas, ponía cerca de donde tiene que volver a ir, revisa un objeto igual que sí funcione y 
presta atención al tuyo, trata de entender qué no funciona para ver qué pieza tienes que 
cambiar; algo así fue la conversación que tuvieron; yo estaba por ahí de metiche, como 
siempre; me gustaba mucho estar en la bodega donde estaban todas La herramientas de 
la familia, me parecía fascinante la mezcla polvo, telarañas y "objetos inservibles" que allí 
estaban almacenados. Además, cuando estábamos ahí, nadie venía a "molestar"; era 
como un Lugar y un no-lugar a La vez; podías perderte en ese trastero durante horas y 
respirar tranquilidad y libertad; era un cuarto propio. Pero ese era el cuarto propio de 
ellos. Yo no podía ir allí sin compañía; 


46 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnologías 


entonces, como decía, estaba en la cochera de mi casa de La niñez con La Licuadora 
desarmada y eL corazón Latiendo tortísimo: estaba soLa en esa cochera porque no había 
permiso para desarmar esa Licuadora y yo necesitaba estar soLa para "romper" con 
tranquiLidad y concentrarme porque, cuando acabara, todo debía haber quedado como 
si nada hubiera pasado; como si nunca ningún destorniLLador hubiera burLado eL honor deL 
objeto en cuestión; 


^ga propia ción tecñoLóg^BÉ¿u'lar Las tecnoLogías para fines diferentes 

■ “ ■■ 

de Los pensados iniciaLmenfe^ 

sin transformarLa, 


sin cuestionar sus códigos. 


pero entendiendo cómo funciona 'por dentroji 



ese día acabó con mi cara sonriente y mi corazón Latiendo tortísimo pero de satisfacción. 
Desarmé y armé mi Licuadora mientras un dibujo, aL que nadie prestó atención, quedó 
garabateado en coLores en eL pizarrón de esa cochera fría y oscura a La que Las personas 
de La casa soLo entraban de vez en vez; esa cochera era "mía" por un rato; 


Iflfea propia ción tecnoLógica^^pedueños grandes cambios, 
* miraría, curiosear, 

estar y no estar a su merce'cij 


con Los años mis "hazañas" tecnoLógicas se hicieron más hábiles [o eso me dije a mi 
misma yo La primera vez que vi el plano de un objeto que diseñó un colega que estudiaba 
ingeniería industrial y se parecía "tanto" a aquel dibujo de La cochera]. Aprendí a hacer 
simples instalaciones eléctricas, usar un taladro, armar mueblecitos o cambiar Llaves de 
agua para enmendar fugas yo no sé dónde; solo mantengo el recuerdo de que me 
molestaba mucho que "tuviera que venir alguien de fuera" para "arreglar" cosas simples si 
yo, con mis dos manos. Lo podía hacer; o al menos intentar; 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnologías 


47 













no recuerdo cómo aprendí esas cosas. Creo que observar detalLadamente fue eL mejor 
no-consejo que me dieron. Creo que cada vez que me dispongo a resolver un problema 
de "hardware"/ cierro los ojos y sigo viendo ese dibujo en tizas de colores que quedó 
dibujado en ese pizarrón negro de aquella cochera fría y se me figura como mi "kit de 
uso", "mi guía de instalación", mi referencia de "da-it-yaurself'; 

quizás por eso relacionarme con el "hardware" me resulta más fácil que hacerlo con el 
"saftware" y aunque creo que honestamente las personas tenemos la posibilidad de 
transformarnos, deberíamos actualizar nuestros sistemas operativos más seguido 
porque, de lo contrario, los programas seguirían corriendo sobre un sistema obsoleto; 

aprendí sola, desde pequeña, a observar cómo funcionan las cajas bobas que envuelven 
las "verdaderas" tecnologías: las que construimos para "hacernos la vida más fácil"; me 
costó muchos más años pensar que esas "verdaderas" tecnologías las escribe alguien, las 
produce y las diseña alguien, e implican apenas un modo de ver el mundo; no se me 
había ocurrido cuestionar el "saftware" hasta que no se me ocurrió pensar que el modo 
de ver el mundo que nos habían enseñado, a lo mejor no era con el que me sentía más 
digna de estar y habitarlo; 

y empecé a transitar las posibilidades de hacer "softwares" desde las palabras, desde los 
gestos, desde los muchos códigos con lo que caminamos los mundos que nos rodean; 


féescritura tecnológica i 


inavegar en sus entrañas, cuestionarla, trabajarla, 
quererla, odiarla, involucrarte, involucrarnos, 
atravesarla, tejer, destejer, 
conocer, conocerme, conocernos 
tender puentes 



# apt install reescritura-tecnolágica.deb 


48 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnologías 








Algunos materiales fueron compartidos como archivos de audio. Presentamos 
estos dos archivos transformados en texto: un guión y un testimonio oral cuya 
fuerza, además de su decir, radica en la potencia de la respiración y la voz. 


Cocinando con Jovita 
Guión de podcast 

EFera Briones/Chavela Goldman^ 


escucha el 
podcast 




escrituras hackfeministas para otras tecnoiogías 



















^p^|É5cuch 



r t 

seguramente comieron durante sus años de calabacitas tiernas y que 
amorosamente Les era preparada por Las manos santas de sus 
cuidadoras, cuando se sentían apachurradas o tristes; además de 
que es una sopa deliciosa, llenada, con punch picosito y 
tremendamente barata. 

Así que vayan rápidamente por su Libreta y pluma pa' apuntar Los 
ingredientes que necesitaremos para cocinar este manjar 
doméstico... o su Tablet o coso tecnológico que más les acomode, si 
aquello de escribir a manita es demasiado oíd school para ustedes. 

[Cuña musical corta] 

¿ 


3 

1 

1 

f -^ 

¿Listes? 

Más 0 menos para unas cuatro porciones tipo puercoaraña, o sea 
bien servidas, necesitaremos: 

0200 gramos de fideo o sea el paquetito completo que 
conseguimos en cualquier tiendita pero del más finito, de ese que 

dice fideo del número 0. 

Oy4 de una cebolla grande. 

1 diente de ajo 

||¡Q4 jitomates guajes o 3 bola, pero por lo general el guaje es más 

M fácil de conseguir. 

0 2 chiles chipotles, dependiendo de qué tan picosos los 
quieran. 

02 cucharadas de aceite; si es de oliva mejor, por aquello del 
corazón y todo el asunto de cuidar nuestras arterias y así. 
taza de agua 

] QUn cuarto de cucharadita de orégano o como dicen mis comadres 
de la península de Yucatán "un shish" 

HoÉJn shish de sal y de pimienta pa' que amarre bonito. 

[Cuña musical corta] 

L-J- 

4 

L_d 

r 

¡Híjole! Me acabo de dar cuenta que se me terminaron los chipotles... 

Déjenme le digo a Pantuflo, mi ayudante gatuno [sonido de maullido] 
que se vaya de volada a la tiendita, y mientras yo me adelanto, 

L- ^ -i 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnologías 
































lavando los jitomatitos, les quiero contar de una comadre 
anarcofeminista rusa bien chida, que llegó a ser conocida como "la 
mujer más peligrosa del mundo": Emma Goldman. 

Pues resulta que la Goldman emigró de Rusia al gabacho en 1885. 
Donde trabajó como obrera textil y fue en la chamba que se unió al 
movimiento anarquista de tendencia obrera formado en su mayoría 
por otros migrantes europeos. 

El asunto es que por andar de revoltosa fue expulsada en 1919 del 
país, y que la mandan de retache a Rusia. Luego anduvo dando el rol 
entre Europa y Canadá, donde escribió su gloriosa autobiografía 
Living my Ufe o Viviendo mi vida que les recomiendo bien hartísimo 
que le den una checada y que esta liberada en la red. 

Oigan, ahorita les cuento más que ya regresó el Pantus y ya mero es 
hora de comer entons ¡manos a la obra! 


[Cuña musical] 


_ 

_ J 


?- 

-^ 


Ahora que ya tenemos todos nuestros ingredientes, lo primero que 
vamos a hacer es poner a calentar el aceite en una olla de 
profundidad media, a fuego medio. 

Mientras se calienta el aceite podemos ir picando la cebolla y el ajo 
y reservamos en un plato aparte. 

Ya que está caliente el aceite, le echamos los fideos, y movemos 
constantemente con una palita para que se doren parejito y no se 
nos quemen. 

Una vez que se miran bien bronceaditos nuestros fideos, los 
retiramos con cuidado de la olla y reservamos. 

Para hacer el caldillo que será el alma de nuestro fideo, vamos a 
moler en la licuadora los jitomates y los chipotles junto con la taza de 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnologías 














^^^^scuchar^ 



6 


agua. Si quieren que les queden más aguaditos le pueden poner un 
poquis más de agua. 

Por cierto, tip turbo doña: para reducir el tiempo de cocción, en 
especial cuando nos anda rugiendo la tripa gacho, podemos calentar 
previamente el agua y la sopa va a estar bien de volada. 

Porque somos bien ecofriendly, vamos a usar la misma olla para 
sofreír la cebolla y el ajo, hasta que se vean transparentes. Ahí 
mismo le echamos el caldillo y es momento de ponerle magia con el 
orégano, sal y pimienta, sazonando al gusto de cada quién. 

Yo le pongo de shish en shish porque una vez que se te pasa de sal, 
está complicado rectificar la sazón mis queridas. Y siempre, siempre 
hay que ir probando lo que vamos cocinando ¿sale? 

Ahora vamos a dar un tiempo para que se cueza el caldillo a fuego 
bajo, lo que permite la integración de todos los ingredientes y nos 
quede bien sabrotza nuestra sopa 

[Cuña musical] 

l -J 

En lo que esperamos a que suelte el hervor nuestro caldillo, 
aprovecho para seguirles platicando de mi comadrita Emma. 

Pues resulta que el desmadre que hizo la Goldman con sus compis 
obreros, fue clave para dar a conocer el anarquismo socialista en 
Norteamérica y parte de Europa. Además Emma fue una escritora 
prolífica y bondadosa, donde, a través de sus chingos de artículos, 
manifiestos y novelas compartió reflexiones, dudas existenciales y 
demás ideas que dieron un soporte fundamental al anarquismo. 

Así es mi querides, una MUJER, ni más ni menos, dato que pueden 
usar para callar al ostra machín de su colectivo cuando diga alguna 
babosada tipo que las mujeres no sabemos nada de teorizar y 
problematizar la realidad (neta, a mí me lo dijeron). 

Pero también y más importante aún, Emma Goldman, se convirtió en 
figura emblemática del feminismo y nuestra señora absoluta de las 

L- -i 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnologías 


53 















? ^ 

barricadas, por andarse agarrando deL chongo con sus 

contemporáneas feministas. 

Y es que, para ella, la forma de "vivir la propia vida", según los 
ideales de libertad, atravesados por las relaciones afectivas, era un 
fin en sí y un aspecto crucial del cambio social, cosa que como no 
mucho se hablaba en la época. 

En su libro Anarchism and other essays de 1910, Goldman elaboró 
una serie de reflexiones pioneras sobre temas que siguen siendo 
polémicos: la (in)utilidad del voto, la prostitución, el matrimonio, la 
sexualidad y el amor. 

Y a diferencia de la mayor parte de las sufragistas de aquel 
entonces, consideraba que la independencia femenina no se 
alcanzaría como consecuencia de las mejoras económicas o de 
concesiones otorgadas desde las instituciones, sino que para lograrla 
debíamos transformar de manera radical nuestra manera de pensar 
y actuar, o sea que para ella nada de políticas de la igualdad de 
popó. 


A ver, ahorita les cuento un poquito más que ya comenzó a hervir 
nuestro caldillo... 



Como pueden ver, nuestro caldillo ya no se ve rosita, sino que puso 
rojo porque los jitomates ya se cocieron, este es el momento de 
rectificar sazón por última vez, así que sin pena agarren una 
cucharita y prueben. 

¿Rico verdad? Yo ya ando babeando... 

Ahora sí ya le podemos agregar el fideo que freímos previamente y lo 
dejamos cocinar a fuego medio unos 10 minutos o hasta que se haya 
consumido el agua. Ojo, hay que fijarnos bien para que no se nos 
queme. 

[Cuña musical] 

l —i 


I 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnologías 















^p^|Éscuch 


Emma Goldman, lo que quería era un cambio radical en nuestra 
manera de pensar y sentir el mundo, para que las mujeres 
pudiéramos ser libres y que eso no se lograba igualándonos a los 
hombres, en su sistema patriarcal, que además es clasista, racista, o 
sea pura muerte y destrucción sostenida en un montón de 
opresiones que no sólo afectan a las mujeres sino a todas las 
personas que no son hombres, blancos, heterosexuales y de clase 
alta. 

Ella explicaba que la oposición a todas las formas de dominación 
requiere un proceso de liberación que exige la ruptura de todo tipo 
de barreras que generan dependencia, como la económica, 
psicológica y hasta emotiva. Donde el cuestionamiento en torno a la 
sexualidad y la reproducción, adquieren una importancia 
fundamental, en particular para las mujeres, ya que mi comadrita 
pensaba que la sexualidad es una poderosa fuente de energía 
creativa; y las relaciones afectivas, una fuerza indispensable para el 
proceso de transformación individual y social necesario para 
derrumbar el orden social hegemónico. 

Así que nada de pensar la sexualidad femenina desde la culpa y el 
tabú, por lo contrario, para la Goldman, resignificar nuestras 
relaciones íntimas es un paso fundamental para detonar la revolución 
en nuestras vidas cotidianas. 

Pero eso sí, no se me confundan, ella no proponía esas cosas 
chafísimas que luego unos que se dicen poliamorosos andan 
haciendo de cogerse a medio mundo sin cuidar los afectos y 
acuerdos elaborados con las personas con las que se relacionan, 
que curiosamente son "onvres" que se apropian de discursos 
feministas bien shidoris para andar haciendo pendejada y media, 
donde muchas mujeres terminan irremediablemente muy lastimadas. 

Eso queridas no es resignificar un carajo, eso es hacer un bastardaje 
del amor libre. 

¡Híjoles, voy a revisar mi cazuela de fideo, no se me vayan a quemar! 

[Cuña musical] 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnologías 









3 


'r ^ ^ 

Pues todo bajo control compis, ya le apagamos a La estufa y se ve 

requetebueno nuestro fideo. 

Les sugiero que Lo sirvan caLientito con un poco de queso cotija 
espolvoreado, ya si andamos de plácemes hasta una rebanada de 
aguacate Le podemos poner. 

Pues bueno, ahí tienen la receta de sopa de fideo seco con chipotle, 
que, como le decía al inicio de nuestro programa, es un clásico en el 
repertorio doñita y un verdadero manjar que por muy poquito dinero 
da para comer bien rico ya sea en solitud o acompañados de 
nuestros amiguis. 

Espero que hayan disfrutado preparar esta receta tanto como yo y 
que les haya picado La curiosidad de saber un poquito más de la 
absoluta diosa anarcofeminista Emma Goldman. 

Por último, les invito a que sintonicen la próxima entrega de su 
podcast cocinando con JovitA, donde aprenderemos a preparar un 
cLasiquérrimo de la comida corrida: chiles rellenos, esos que todes 
se pelean cuando están en el menú del día; y no sé, tal vez me dé 
chanza de hablarles de otra comadrita revoltosa, porque resulta que 
hay hartas mujeres bien powers, que han hecho un montón de cosas 
bien chinganas, pero luego ni nos enteramos porque hashtag 
patriarcado. 

Les mando un beso bien tronado en sus cachetines [sonido de beso 
tronado] y que más que una necesidad, hacer de comer y compartir 
La mesa con las personas que queremos, más que una necesidad, es 
un acto de amor y placer. 

[Cuña musical corta con fundido de salida —fade out—] 

L J 


56 



Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnologías 








H^scuc 



La voz de una radialista 


Lili Ayuujk^ 


Soy Lilia Pérez Díaz. 



con La pregunta de CÓmo bOSqUGjar 

tengo poco conocimiento sobre estos 


políticas de 

términos, pero considero que Las tscnologías están inmersas ahora, 
hoy en día 


en nuestras comunidades. 


Soy de TLahuitoLtepec, ITlixe, Oaxaca, La SÍGrra^^ 


noroeste. 


Estamos ubicados aquí a 2700 m sobre eL niveL deL mar. 

ayuuk. 

Yo oarticip ^BMÍ^OT^ ^^^^^^^^^^n un medio Comunitario que es La 
radio comunitaria^]^ También pa rticipo en una colectiva de 

mujeres Neejukiiny pues ^fflSSBHBWEgl de estas herramientas 
tecnoLógicas y de estos medios de co municación para Llegar a más comunidades, 
para informar, paralrai^^^Mj|BlP sobre Lo que está sucediendo, sobre 

Lo que nos pasa, sobre Las probLemáticas que nos afectan como 

mujeres y hombres KwBHaiB«8aMmliHiBIB en nuestra^^ni|¡I¡Q^B estas 

tr% i + ‘^ r^i w 



reflexiones encaminadas a fortalecer la vida COITlunitaria" y en el camino 
también se interseccionan toda esta gama de 

(como La computadora. La consoLa, todo eL equipo que 
"contorma Las grabadoras. Los teLéfonos 

celulares. 


tecnológicas 

reaLizar y'hacer radio^ 


Hoy en día eL Internet son cuestion es quOm 
reflexionado, sin haberLo 


sin haberLo pensado o sin haberLo 
son herramientas que nos van 

llegando y que vamos apropiá ndonos en nuestras comunidades. 
Estas herramientas también fungen pa^j 











nuevos tipos de relaciones dGntro de nuestros contextos comunitarios. 

Hemos conocido, yo he conocido que muchas problemáticas 

de estas herramientas. Por ejemplo, en la sindicatura municipa 

de mi comunidad se han presentado casos donde pGTGJBS se han 
divorciado, se han separado o han llegado a 
por el uso de estas h erramientas, cómo usarlas^^^*o por usanas^^* 

de estas herramientas^ con la línea telefónica. Pues muchas veces 
cuando el hombre le es infi el a la mujer se da cuenta entonces 

pues una herramienta paraEuS^^^^^B^e esto es un hecho TGSl 
entonces fcTJtfJtliytfiltWsfcffífengTniHiiBF Es^s una fornna de cómo las relaciones 
están cannbiando. También otro tipo de relaciones es que los 
jóvenes, ahora, miramos a y^os jóvenes pegados mucho a 

esta herramienta tecnológica ya DO a la televisión como 

antes se hubiera pensado en un tiempo COrtO en donde estuvo íTlUy presente la 
televisión, los canales de televisión vistos por la familia, habiondo 

todavía la posibilidad de restringir cuando verlo, qué canales ver. 

Estas herramientas que ahora tenemos con el varios puntos de la 

comunidad, existe ya una cobertura de internet. Entonces ya noj 
hay, ya no existe este poder de restringirle a las jóvenes y a los jóvenes 
Esto también va a distanciando a la comunidad a 


Las relaciones interpersonales 



ya no_ _ 


población entr" 
incluso estando en la casa' 
mamá, con la familia 

a través del WhatsApp 
cambiando estas relaciones. 
También estamos viendo que. 



ya son a distancia, 
puedes comunicar con el papá, con la 
texteándote, enviando un mensaje de VOZ 
y este tipo de relaciones son las.que,están. 


¿Y cómo’afectan^nuestro cueijpo]^ 

por ejemplo^ 


las afectaciones, a la salud física. 






scuch 


a la salud mentaL, a la salud Gmocio nsl. Cómo este distanciamiento va 
generando que esta que cómo seres humanos tenemos y que 

deberíamos tener y estar relacionados, estar comunicándonos, esta 

comunicación entre padre y madre, 

entre padre, madre hijos e hijas, ® entre toda la familia, pues se va a 
distenciendO A^estmvai^afectando nuestras relaciones SOCialeS, 
nuestra nBE^El^B WdbiüLUfeiMKa Cómo también vamos tomando estas 
B^decisiones, en muchas problemáticas que se ven. 

Esto per mite tannbién además de todo lo que podamos ver como algo 
negativo, denuncias públicas. No 

directa^^^^macia ciertas autoridades. Cuando vemos que la autoridad 
no está funcionando bÍGH o no está haciendo bien el trabajo. Entonces a 
través de las redeS SOCiaLeS también hay gente que ha USado este medio 

para denunciar, para sentir que se puede lograr algo a través de 

O cuando nuestros territorios son 

invadidos o cuando nuestros territorios tienen concesiones mineras, 
de hidroLeléctricas, también estos medios nos var^irviei^O como un 
medio para poder denunciar, para poder que está 

sucediendo desde nu estra v oz, desde^ffij^^^ ^BBrol O sea ese 
sentir que tú puedes lograr usando estos medios. EsO también te 

permite estos medios tecnológico^ h 

Y creo que tambiém 

cómo plantearnos su uso como planteamos estas políticas a lo 
mejor muy lOCaleS que deben impactai^_ a medida en que se puedan ¡r 
aplicando no sé. Tal vez cómo pensar 

por el uso de estos medios hacia cierta población, 


tenemos que reflexionar 


el 


horario o restricciones 


Nos permitimos imaginar: 

escrituras hackfeministas para otras tecnologías 





hacia cierta sTfeT üI de internet que pueden SGT Controladas desde los 
proveedores que tenemos cada una de Las comunidades. Esto podría ser 

una medida. Y como mujeres, CÓITIO nos afecta esto haciaj^^^^g^gg^^| en 
las páginas pornográficas, la trata de personas y cómo también las 
niñas y Los n¡ñosWHM WBSÍBM | por estos medios, por su 

uso. En todo esto tenemos que que estarlas 

pensando, cómo nos GStán afectando, cómo estamos viviendo ya estas 

relaciones sociales que están d6ntr0 de nuestros contextos, esta forma 

de cómo^*poderinnedÍar estas interacciones, estas prácticas, 
estas formas que ya estaban en el hecho, en la 

oralidad, el lenguaje, la lengua ayuuk, todo lo que esto implica. 


Es un poco sobre Lo que puedo yo aportar a la reflexión que estamos 

haciendo en torno a este tema y 

Estaremos también leyendo un poco más 
conceptualización de como de nUGStraS emociones nuestros 
sentimientos y nuestras relaciones están siendo afectadas o beneficiadas por 


estos medios de comunicación 
herramientas tecnológicas que hoy en día 


por estas tecnologías.y, por estas 


ya estamos inmersos en ellas 







Este libro no se ha terminado de editar porque es un libro que 
sigue tramándose a partir de su principio de escritura hacker que 
busca otros mundos y otras maneras de entender y encarnar las 
tecnologías a partir de prácticas hackfeministas. 


Si hemos de ponerle una fecha de salida o una primera versión 
de este tejido es el mes de noviembre de 2020 
como una pausa para volver a pensarnos. 


Esta publicación se diseñó enteramente con software libre: 
Scribus, Inkscape y Krita. También se eligieron fuentes 
tipográficas libres: Xolonium para los títulos y HK Grotesk para el 

cuerpo del texto.